Instituto Bíblico Diocesano de Ciudad Obregón

Desconocer las Escrituras es desconocer a Cristo. " San Jeronimo"

¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!

¡Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí!

Marcos 10,46-52

Por: José Enrique Rodríguez Zazueta

Para los que estudiamos la Biblia o pretendemos entenderla para luego explicarla, vemos en este personaje una parte de nosotros, en la que reconocemos la importancia de Jesús para con nuestra vida y la del mundo, reconocemos las obras que ha hecho y sigue haciendo, lo reconocemos como modelo de vida y de seguimiento., pero, dudamos de la capacidad que tenemos para poder acercarnos o poner en práctica los modelos de vida y acciones que nos propone.

 

quitate-la-capa1

Al leer el texto vamos descubriendo también como la mayoría de los católicos también estamos en situaciones similares.

El texto nos dice que cuando Bartimeo escucho a la multitud venir y enterarse de que era Jesús, inicio con fuerza y de manera insistente el poder estar con él, empieza a gritar. Acción que por regular hacemos cuando estamos desesperados o nos queremos hacer notar. El reconoce su incapacidad de hacerlo por sus propios medios, y se vale de los gritos para llamar la atención de los demás.

En sus gritos reconoce el linaje de Jesús, lo llama Hijo de David, eso muestra que es de descendencia judía y además es conocedor de las escrituras.

Unos lo increpaban para que se callara, pero sin importar el rechazo de sus gritos, el continuaba, su necesidad era mayor que la obediencia que pudiese tener a los demás por la condición de mendigo que tenía en ese momento.

Jesús, se detiene y pide que se lo traigan, los demás le comunican a Bartimeo que Jesús lo quiere ver. Las siguientes acciones son las que debemos de poner atención.

  • Arroja el manto (cf. v.50). Lo primero que hace nuestro personaje es despojarse de su protección , de su identidad, de lo único que podía mantenerlo seguro e identificado (el manto). Se despoja de su realidad para buscar lo nuevo que espera recibir de Jesús.
  • Se levantó de un salto. No duda en el cambio que buscaba, no duda en hacer lo que muchos no se atreven. Esta acción podemos separarla en 2 acciones o eventos.
    • Se levantó. Esa acción que muchos temen, que es la de desprenderse de la actitud de caído. Acción que es tomada por iniciativa propia, asumiendo los riesgos que lleva el estar de pie, a la altura de los demás, en la vulnerabilidad de verse como los demás a pesar de su incapacidad.
    • De un salto. Una acción que nos muestra la gran necesidad de acercamiento a Jesús, al que según su Fe puede sacarlo de la actual situación. También vemos que no titubea en la decisión, es una acción ya pensada, calculada y grandemente esperada.
  • Se acerca a Jesús. El momento que esperaba llega. En el texto no nos dice si es ayudado por los demás, o si el solo siguiendo las indicaciones de los demás llega ante Jesús.
  • Jesús le pregunta. (Cf v.51a) “Que quieres que haga por ti”, Otra traducción nos dice que “Que quieres que te haga”. Bartimeo no duda en su respuesta, porque su necesidad es bien identificada. Reconoce en esta respuesta la jerarquía de Jesús y conoce los milagros que ha hecho.
  • Bartimeo responde. (cf. v51b) Rabbuni (maestro), ¡que vea!. Respuesta concreta, directa. El ciego sabe que él puede hacerlo, que el con solo tocarlo puede recuperarle la vista.
  • Jesús responde. (cf.v52a) Vete tu fe te ha salvado. Es una respuesta muy completa la que da Jesús, no le responde (como en otro milagro) “Si, tu vista está sana”, o “lo que quieres se ha cumplido”. Jesús responde con la Salvación en la fe de Bartimeo. En esta respuesta va implícito el perdón de los pecados y la curación de la carne, la cura para el espíritu y la persona.
  • La consecuencia de la fe. (cf.v52b) Al instante recobro la vista. La acción de Jesús no se hace esperar, es inmediata, es concreta.

Bartimeo después de este corto dialogo con Jesús y de ser partícipe de las consecuencias de la Fe y de pedir sin temor. El texto nos termina este milagro con el seguimiento a Jesús.

El texto al final del v52 no hace la aclaración que Bartimeo “seguía a Jesús en el camino” (Otras dicen “Por el Camino”). Esta acción la debemos de interpretar que no solo lo seguía en el caminar de un pueblo a otro o de casa en casa, el Evangelista nos deja ver que Bartimeo se convierte en uno de sus discípulos, pues el decir “seguir en el camino” es hacer vida lo que Jesús predicaba y hacía.

Como conclusión a este milagro, vemos las acciones que Bartimeo toma:

  • La iniciativa de acercarse a Jesús (Reconociendo de manera previa el quien es y que puede hacer).
  • La insistencia del llamado (Sabedor de que será escuchado)
  • La respuesta directa a la pregunta (Conocedor de su realidad sin temor a expresarla)
  • La Fe y la Esperanza (Espera que su respuesta sea escuchada y atendida)
  • Reconocimiento de lo recibido (Reconoce quien es el que da la respuesta)
  • Agradecimiento y Conversión (Sigue atento los pasos y acciones de quien le regresa a la vida y le permite ser un ser completo, con la carne sana y el espíritu libre)

http://www.ibccobregon.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: