El solsticio de invierno iniciará este 21 de diciembre a las 10:28 horas, en México, por lo que se espera que algunas personas presenten cambios en su ánimo.

El invierno (astronómico) ya llegó y empieza la Navidad para celebrar ese momento. El supuesto nacimiento de Jesús fue situado el 25 de diciembre probablemente para que coincidiera con el solsticio de invierno. Esta celebración se practica desde tiempos inmemoriales (algunos investigadores apuntan a la Edad de Piedra) y tomó relevancia entre las tribus celtas, que se basaban en un calendario lunar que daba especial importancia tanto a los solsticios como a los equinoccios. De ahí viene que los años se dividan en cuatro estaciones.

Este jueves 21 de diciembre, empezará un invierno que durará 88 días y 23 horas, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional. Es decir, que la próxima primavera comenzará el 20 de marzo de 2018.


El día más corto, la noche más larga, cuando la Tierra está más inclinada con respecto al Sol y recibe menos luz

La palabra solsticio viene del vocablo latín solstitium , que significa “sol quieto”. El día más corto, la noche más larga, el solsticio de invierno. El momento del año en el que la Tierra está más inclinada (-23° -27’ 3’’) con respecto al Sol y recibe menos luz. Los celtas daban el nombre de Yule al solsticio de invierno y celebraban el renacimiento del dios y los espíritus después de su muerte en Samhain (el año nuevo druídico empieza la madrugada del 1 de noviembre). Este periodo se conocía como la estación oscura por la falta de luz solar.

Además de los celtas, las tribus paganas nórdicas y la mitología germánica celebraban esta festividad. El Yule, cuyo origen hay que buscarlo en la Escandinavia precristiana, originalmente duraba doce días y era, sobre todo, un momento para estar con la familia. Por eso siempre se vinculó con la fertilidad. También se recordaba a los ancestros y a los amigos ausentes en la fastuosa mesa.


Uno de los principales rituales vinculados a este momento del año era la quema del leño, un tronco grande, comúnmente de pino o sauce, cortado en el anterior Yule y que ardía durante 12 horas. La madera era especialmente seleccionada por el druida, a quien se le atribuían poderes para comunicarse con los árboles.

yuleLa palabra yule todavía existe en algún dialecto escocés; el término jul sobrevive en Noruega, Dinamarca y Suecia; y joulu se usa en Finlandia. Para los druidas celtas, esta festividad significa además la época de mayor cantidad de poder energético, ya que toda la energía del anterior ciclo muere y renace.


Los romanos también celebraban el solsticio de invierno y consideraban que este es el momento en el que “el sol vence a las tinieblas” y empiezan a alargarse los días.

 

 

 


mithrasolinvictoLa Iglesia decidió absorber el Yule, dando a entender que el Sol que vence a las tinieblas es Cristo. Las fiestas navideñas se empezaron a celebrar en la Edad Media. Los papas de aquella época fijaron la fecha en el 25 de diciembre para que los fieles prestasen menos atención a las fiestas paganas.

El 21 de diciembre, en Barcelona apenas se esperan nueve horas y 11 minutos de sol. El amanecer es a las 08:15 horas y 28 segundos y, el ocaso, a las 17:26 y cuatro segundos. El Observatorio Astronómico Nacional apunta que, durante el invierno, el cielo matutino estará dominado por Marte, Júpiter y Saturno, y el vespertino por Urano, al que se unirá Venus a mediados de febrero.

Anuncios