P.D. Adaptación hecha con fragmentos de pláticas de Moseñor Willie Peña, del P. Juan Rivas y del P. Espinoza de los Monteros.

UNA FE LIGHT (solo para católicos)

bb-estauillasdesantosSon esas personas que entran a la Iglesia a sobar santos, que han despintado ya las manos o el manto de un santo y hasta la escoba de tanto que lo manosean y lo soban. Los mismos que una vez que se empapan los dedos en agua bendita proceden a ungirse la nuca, la frente y hasta el pecho por dentro de la camisa.
Eso queridos amigos es el resultado de la fusión de dos culturas, de dos creencias. Ese gesto es un “resguardo” que mucho tiene de espiritismo más que de catolicismo. Eso es el resultado de una fe contaminada.
Hay gente que vive correteando “milagros” –que si la Virgen se aparece aquí o se aparece allá-. Los católicos no deberíamos corretear Vírgenes por todos lados, porque eso muchas veces no tiene una autenticidad en la fe y lo triste es que haciendo esas cosas los católicos hemos escandalizado a los hermanos cristianos separados, que cabe decir que aquí encuentran el pretexto perfecto para decir que nosotros adoramos ídolos.

Nosotros sabemos perfectamente que no son dioses o ídolos sino esculturas hechas para pensar y recordar a aquellos que sí han tenido el valor de seguir a Cristo; pero para los que viven atacando a la Iglesia, eso es motivo suficiente de escándalo ¿y cómo no? si usted oye a la gente diciendo –Yo soy devoto de La Milagrosa, yo de la Virgen del Carmen, yo de la Caridad- ¿cómo podemos decir esto cuando sólo hay una Virgen María madre de nuestro Señor Jesucristo? Hermanos sin duda alguna nos falta una educación Mariológica.

Muchos católicos no se quieren empapar o cuando menos informar en una fe Mariana sana. Es como el tema del escapulario, que por momentos pareciera que algunos católicos creen que es mágico y no lo es. ¿De qué te sirve traer un escapulario si tienes más de dos años que no te confiesas? La fe se ha contaminado con cosas cuya existencia originalmente no tenían por qué contaminar nuestra fe. Todo el mundo ahora porta la medalla de San Benito afuera de sus casas, en los carros o en pulseras, de manera que estas cosas se han convertido en un “amuleto” que por fuerte que se escuche eso es “un amuleto” y en la Iglesia Católica no debe haber amuletos. Nosotros tenemos una religión de salvación en Cristo resucitado. Hay muchas costumbres o tradiciones que se nos han pegado y no son cristianas; ciertamente como católicos tenemos muchas cosas bellísimas que son sacramentales como el Rosario, las novenas, el agua bendita… Son sacramentales y tienen un sentido muy hermoso y poderoso pero mucha gente las ha buscado para contaminar la fe. ¿De qué te sirve traer un Rosario colgando al cuello o un crucifijo, si eres infiel a tu pareja o si golpeas a tus hijos? ¿de que te sirve traer un escapulario si no puedes perdonar al familiar que te hizo mal?
Ese es el problema; que la gente cree que eso salva, y por eso hay que estar formados, y por eso hay que tener director espiritual. Por eso necesitamos sacerdotes que estén centrados, buscar ayuda en una buena religiosa o en un buen diácono. Por eso hay que aprender y estudiar.

El católico cree que todo se puede hacer el domingo; quieren un combo. El domingo quieren confesarse, leer el Obsevador, comulgar, y si acuden a Misa el sábado porque tuvieron que ir a una boda o bautizo, preguntan si esa Misa ya les vale por la del domingo… ¿cómo puede un católico decir esto?
Eso amigos no es amor y no me imagino a un amante diciéndole a su prometida –Oye, el beso que te di hoy ¿ya puede contar para mañana? ¿creerá su novia que la ama?
Tenemos que tratar de conocer y aprender a orar. Hay gente que reza el Santo Rosario pero muchos ni siquiera saben cómo rezarlo y entonces pierde su lustre y su eficacia.
–Yo no rezo el Rosario porque es muy aburrido-. No señor, el que es aburrido es usted porque no sabe rezarlo. Mucha gente lo reza con una cantaleta: DiostesalveMaríallenaeresdegraciaelSeñorestá… ¡sin respirar! ¡Piense en lo que está diciendo! ¡sienta lo que está diciendo! Ya lo creo que rezar así debe ser aburrido y rezando de esta manera probablemente para el segundo misterio ya estemos dormidos.

Hermanos, estamos llenos de Rosarios que no se rezan con el corazón, Escapularios que no pueden hacer nada ante el embate de meses y meses de pecado, Agua Bendita, medallas bendecidas, etc.. Muchas veces si no sabemos entenderlas, éstas cosas contaminan nuestra fe y por supuesto empieza uno a cuestionarse ¿Dónde está Jesucristo? ¿realmente existe Dios? Y se va alejando de su religión hasta que cierto día cualquier motivo es suficiente para abandonarla: El oro del Vaticano, la filosofía de la edad media, Los curas pederastas -Que aquí déjenme decirles que quién sale de la Iglesia por causa de las personas, nunca entró por causa de Jesús. Habría que entender que la Iglesia no es un museo de santos, sino un hospital de pecadores..
Entonces ¿en dónde está el ministerio de Jesucristo? ¿en dónde está su salvación y su sanación?

Cuánto católico jamás abre una Biblia pero sabe que “ésta Virgen es más milagrosa que aquella” aunque no te sepa citar un texto bíblico. Yo creo hermanos que los católicos tenemos que “ponernos las pilas” y tratar de conocer más nuestra fe.

Quiero terminar con un maravilloso testimonio del P. Juan Rivas:
Cierta vez, estando de paso en el aeropuerto de Nueva York, se me acercó una chica vestida con un sarí hindú y me preguntó:
-¿Es usted sacerdote?
-Así es, le respondí.
Ella añadió: “Pues yo antes era católica, pero ahora encontré la verdad: soy Hare Krisna, y me gustaría compartir con usted las enseñanzas…
Antes de que tú me hables de los Hare Krisna –interrumpí-, me gustaría que me hablaras un poco de lo que tú sabes de la religión católica. Si de verdad eras católica, ¿me puedes decir por qué creemos que la Eucaristía es el cuerpo de Cristo? ¿Por qué creemos que Cristo es el Hijo de Dios?
Te la dejo más fácil: ¿Cuál es la diferencia entre los Sacramentos y los Mandamientos?
Ella se quedó callada.
¿Ves?, -le dije-, ¡No lo sabes! Y por esa razón, por ignorar lo que debías saber, perdiste la fe. No me parece justo que digas a la gente que “antes eras católica”. Si das tu testimonio completo podrías ayudar a muchos. Deberías decir: “Yo antes era una católica que ni conocía ni practicaba mi fe y, por eso, la perdí y ahora soy Hare Krisna”. Te aseguro que este testimonio va a hacer mucho bien.

Que Dios los bendiga y que tengan una feliz semana!

P.D. Adaptación hecha con fragmentos de pláticas de Moseñor Willie Peña, del P. Juan Rivas y del P. Espinoza de los Monteros.

Anuncios